21
Nov
2009
El tráfico Print
Written by Antonio Broto
El tráfico en Xi'an o China, los atascos, la extraña forma de conducir de los chinos... Tema de conversación favorito de los extranjeros que vivimos en este país. Podríamos pasarnos horas hablando de ello, y de hecho, lo hacemos.

También podría escribirse un blog entero sobre eso. De hecho, alguien ya lo ha hecho, y con un sentido del humor increíble. Se llama Chinese Drivers Exam (examen de conducción chino) y plantea preguntas ficticias con foto, como las que haría uno en un test teórico de conducir. El bloguero en cuestion sólo ha colgado artículos un día, pero ya ha sido citado y linkeado por muchos, porque es uno de los blogs más originales que se han visto por estos pagos. Bravo, bravo, bravo.

Si todavía no habéis ido a mirar ese blog, es decir, si aún seguís en el mío, os contaré lo que sé de los exámenes de conducir en China, aprovechando que mi novia los aprobó el pasado verano.

En China hay tres pruebas: una teórica y dos prácticas. La teórica es similar a la española, mientras que las prácticas se dividen en una prueba de maniobras (aparcar, cambiar de sentido, etc) y otra de conducción propiamente dicha.

En este país no verás un coche de autoescuela circulando por la calle, porque todas las clases se dan en circuitos cerrados. Suelen estar en las afueras de las ciudades, en una prueba de lo kafkiano y absurdo que puede llegar a ser a veces este país: ¿Pero cómo se les ocurre poner las autoescuelas en las afueras, si los que van a aprender no tienen, obviamente, permiso de conducir?

Los exámenes son sumamente fáciles, casi todo el mundo los aprueba a la primera (mi novia a la segunda, y la pobre casi se coge un trauma por ello). De todos modos, está la opción, ofrecida por muchos profesores de autoescuela, de pagar una determinada suma de dinero (no mucho, el equivalente a 50 o 100 euros) para conseguir la licencia sin examinarse.

La formación que dan las autoescuelas es más bien escasa. Aprendes a arrancar el coche y poco más. Mi novia, por ejemplo, nunca pasó de la tercera marcha en las prácticas, y había cosas básicas que no le enseñaron, como el uso de las luces largas y cortas.

Visto lo visto, a nadie le puede extrañar que el tráfico en China sea como es: uso del claxon como arma disuasoria, pitidos e imprecaciones a los peatones cuando éstos intentan cruzar por el paso de cebra, autos yendo marcha atrás en una autovía, gente yendo en bicicleta por las autopistas... y lo que es más triste, 100.000 muertes al año.

Y eso que en China la Formula Uno todavía no es popular. Verás cuando Alejandro Agag -el yernísmo- culmine sus maléficos planes y abra una escudería de F-1 en China...


Articulo publicado con permiso amable de Chino Chano.

Last Updated on Sunday, 04 April 2010 07:25
Our valuable Editor Antonio Broto has been with us since Tuesday, 21 April 2009.

Show Other Articles Of This Author